nius

¡Voy a enamorarte!

MKT-Love-300x199.jpg

Debemos querernos a nosotros mismos antes de lanzarnos a la seducción y a la conquista del consumidor.

 

Estoy de acuerdo con la afirmación de que debemos querernos primero a nosotros mismos para poder seducir y enamorar después. Difícilmente haremos que se fijen en nosotros si ni nosotros mismos somos capaces de mirarnos al espejo y decir: “me gusta lo que veo”.

Tan sólo un matiz: En la sociedad de hoy en día, el decir que nos gusta lo que vemos en el espejo se queda algo escaso ya que, aunque sea así, en mucha ocasiones siempre queremos más. La ambición sana es un buen motor para seguir hacia adelante, pero existe una línea muy delgada entre las buenas prácticas y las no tan buenas. La clave está en el “cómo”; cómo realizar ese camino, ya sea liderando, como parte de un equipo, como empleado…, y de ahí ya pasar a la estrategia de enamorar perdidamente al consumidor. Os dejo un pequeño vídeo de la Serie Mad Men en la que Don Draper, personaje principal, me ha hecho reflexionar cuando habla de querer más, más clientes, más retos, más de todo… Uno de los principales objetivos del ser humano o, al menos, uno de los más generalizados es el de ser feliz. Pero, uno quiere ser feliz, hasta que quiere ser “más feliz”. ¿Ocurre así con todo?

¿Cómo hacer que una empresa se quiera más a sí misma, como primer paso, antes de lanzarse a enamorar al consumidor?

 

Un liderazgo participativo, la flexibilidad y la transparencia, son buenos y firmes pasos a dar para conseguirlo. Voto por la transparencia antes que el maquillaje, sin duda. ¿Por qué? Un grupo de personas necesita de motivación, de confianza y retos para luchar por los objetivos e intereses de una empresa, si mantenemos a las personas que conforman la empresa a oscuras, no las haremos partícipes y eso lleva a la sensación de no pertenencia y al desinterés. Considero que necesitamos personas comprometidas, en las que podamos confiar, gracias a las cuales podamos mirarnos en el espejo y decir: “tengo una empresa increíble y me siento orgullo de la foto que enseño al mundo”. Si podemos decir esto, estamos en el punto justo para salir a enamorar al consumidor con nuestro producto/servicio. Como decía John Maxwell y John White respectivamente, el liderazgo funciona únicamente sobre la base de la confianza y las personas no siguen los programas, sino los líderes que los inspiran.

La sociedad de hoy en día cada vez valora más lo auténtico, lo especial, aquello único y que te hace diferente; y si además lo consiguen hacer suyo y les hace sentir así, querrán tenerlo en su poder. Pero cuidado de no asustarla si somos demasiado agresivos. La estrategia de enamoramiento debe estar muy bien cuidada, ser directa, clara y franca. Debemos “vendernos con alma” o seremos uno más en la lista de pretendientes del consumidor y no hay nada peor que la indiferencia.

 

Tips para enamorar al consumidor

 

1 · No creas conocerlo bien, sé humilde. Tómate tu tiempo en conocer qué es lo que busca, qué quiere y desea.

2 · Cumple tus promesas y sé puntual. Tiempo y forma, son claves. El seguimiento de satisfacción hacia el consumidor es importante y se franco cuando surjan problemas.

3 · Prueba tu lealtad al consumidor. Dispon de programas personalizados y diseñados en función de las necesidades del cliente.

4 · Tu equipo es vital. Delega en tu equipo la confianza para ser abanderamos de la reputación de tu empresa ofreciéndoles flexibilidad, empatía, comunicación transparente… No olvides que tu reputación puede hacerse añicos desde dentro de las trincheras si no mimas y cuidas tu equipo de combate.

5 · Di siempre “gracias”. Si lo piensas, lo damos por hecho, pero ¿cuántas veces hemos dado las gracias? No sobreestimes el poder e impacto de esta palabra en tus negocios.

6 · Mantente conectado y acompáñalo. La relación debe alimentarse, cuidarse; mail, newsletter, redes… La unidireccionalidad ha muerto; establece una relación con tus consumidores y conócelos. Tus productos/servicios ganarán en valor con ellos. Acompáñalo en las redes sociales, foros, grupos… Nunca lo dejes sin respuesta. Recuerdo, se trata de conversar.

7 · Habla su idioma. Olvídate de palabras suntuosas que regalan los oídos, más vale usar un lenguaje que entiendan a que no lo hagan.

8 · Nunca te vayas a dormir sin hacer las paces. Un cliente enfadado puede ser un grave error para tu empresa y la noticia correrá como la pólvora. Uno contento quizás no corra tan deprisa, pero el recorrido será más sólido y largo.

9 · ¡Sorpréndelo! Ofrece cosas cosas nuevas o complementarias al mercado. No caigas en la rutina pues se aburrirá y correrá a buscar a otro lugar donde le ofrezcan lo que busca.

10 · Crea experiencias únicas y que se graben en el recuerdo. Intenta crear experiencias en torno a la marca que sean identificativas.

 

Video ScreenShot of Wilkinson España

 

Wilkinson lo hizo con una campaña exterior para San Valentín.

 

Video ScreenShot of Wilkinson España

 

Hay otros muchos ejemplos de este tipo de marketing experiencial como lo es la máquina expendedora invisible de Coca-Cola; el oso hambriento de Chobani suelto en busca de comida por las calles de Nueva York; o la tienda Flagship Store de Totto en Bogotá.

 

Se tratan de experiencias únicas que no nos dejarán indiferentes.

Por todo esto, deja tu cara limpia, sin maquillaje y ofrece tu mejor sonrisa y una actitud abierta al diálogo. Seguro que haces de ello una táctica de enamoramiento única y además ganaréis ambos en el proceso. A nadie le amarga utilizar algo de maquillaje para vernos más atractivos, pero mi consejo es que sólo lo utilices para resaltar tus virtudes. Ten cuidado con utilizar demasiado y trastocar lo que escondes debajo y cubrir tu verdadero yo. Tarde o temprano saldrá a luz y eso sí que no sería algo agradable.

 

De modo que prepara tu yo único y personal  y lánzate al mercado para enamorar a tu cliente; seguro que si vas de frente, será el mejor de los intentos.

 

¡Suerte!

Puedes seguirnos en Instagram + Facebook + Twitter + Pinterest + Linkedin

Comparte nuestro post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *